Mucho antes de que la moda se produjera en cadena y las grandes marcas coparan el mercado, sastres, modistas y costureras vestían a la sociedad palentina en establecimientos de trato exquisito hacia sus clientes como la Sastrería Moderna Inocencio Rodríguez, de Arconada. Un negocio que un grupo de once vecinos del pueblo ha recreado con gusto, gran acierto y todo lujo de detalles en una excelente.

Una imagen confeccionada a medida del certamen y con la misma precisión milimétrica que requieren las puntadas de los trajes de alta costura, con la que el municipio terracampino se proclamó vencedor (primera vez que gana) de la XIV edición de Mi pueblo es el mejor.

Como homenaje a un SASTRE EN MADRID y una MODISTA EN MADRID, quiero presentar y apoyar el gran trabajo que realizan estos artesanos casi olvidados, pero muy necesarios para los tiempos que vivimos.

Puede que ahora los arreglos de ropa sea más necesaria que nunca