Según los datos aportados por los asociados, el sector de Carpintería y Mueble es el más afectado por la crisis. Las previsiones de facturación y pedidos se han reducido en un 11,5% respecto a las estimaciones previstas. Le siguen maquinaria y propietarios forestales (-8,3%), aserraderos (-8,2%), la segunda transformación (-7,2% ) y por último los rematantes junto con los trabajos forestales (- 7,1%). En cuanto al impacto sobre el producto elaborado en aserraderos, los que más han reducido su demanda son aquellos cuyos materiales se utilizan en la segunda transformación para realizar embalajes industriales.

Los carpinteros a domicilio se defienden como pueden de esta crisis haciendo trabajitos y remiendos en casas particulares.

Ha aumentado la reparación de muebles y los reacondicionamientos, también aumentan la instalación de puertas, parquet, etc.

La gente está mucho más en casa y tiene tiempo para acometer reformas que han ido dejando a un lado durante mucho tiempo.

La mayor utilización del hogar ha llevado a los particulares a renovarse en cuanto a muebles y bienestar. Un carpintero a domicilio en Madrid es un lujo que no supone un gran desembolso de dinero y nos asesora y ayuda a tener nuestra casa como de verdad queremos.

Hemos dejado de lado el tiempo para manualidades y preferimos que un profesional de la carpintería en Madrid se ocupe de nuestro hogar.