Por motivo de la pandemia y sobre todo del gran número de defunciones, las herencias se han disparado en nuestro país y prácticamente en todo el mundo.

El tema jurídico o la gestión que nuestro país tiene sobre las herencias está dividido según comunidades autónomas, habiendo grandes diferencia entre ellas. La aceptación de una herencia supone que estamos dispuestos a recoger como nuestro lo que un familiar o persona cercana nos deja en herencia, ya sea dinero, inmuebles, terrenos, joyas e incluso sus deudas.

Por este último motivo es muy importante tener en cuenta lo que se acepta, tanto bueno como malo (deudas).

La terrible pandemia que estamos pasando, se ha cebado en su mayoría con personas mayores, las cuales normalmente tienen más dinero, artículos o posesiones a su nombre.

Una condición indispensable para aceptar una herencia es primero que todo pagar el tanto por ciento que nos dice la ley del total de la herencia. Si hay pisos, terrenos, etc. en la herencia se hace una valoración para saber más o menos cuánto valen. Cuánto dinero valen.

Esta condición de primero paga para poder disponer de la herencia, hace que mucha gente no pueda pagar esa cantidad de dinero (%). Los préstamos para herencias se han multiplicado por cuatro en este país.

Si además de esto tenemos ya alguna deuda contraída, los bancos no te dan ese dinero y tienes que recurrir a capital privado para herencias. Estos créditos para herencias son la única forma de poder aceptar la herencia y que no se la quede el estado, se suelen llamar,  préstamos para herencia.